Valoración
DificultadPrincipiante
Tiempo de cocción20 minsTiempo Total20 mins
Ingredientes
1

Colocar los tuétanos en una bandeja de hornear y cocinar en el horno a 350º F por unos 20 minutos o hasta que veamos que el centro de los tuétanos se encuentra tierno.

2

Retirar la bandeja del horno, colocar los tuétanos en un plato o recipiente y con mucho cuidado colocar la grasa que queda en la bandeja en un envase de vidrio resistente. Es importante no demorar mucho en hacer este proceso porque la grasa se solidifica bastante rápido.

3

Si deseas puedes comer el tuétano (la parte tierna que está en el centro de los huesos) directamente agregando sal al gusto o puedes retirarla con una cuchara y guardarla en otro recipiente para utilizarla en otras preparaciones culinarias. Yo lo agrego al final de la cocción del bistec picado, la carne molida o vegetales salteados.

4

Al final te quedará un recipiente con la manteca de los huesos que puede utilizarse para cocinar ya que aguanta altas temperaturas y en otro el tuétano.
Ambos recipientes se dejan refrescar y guardan en la nevera. Una vez refrigerados la manteca se mantiene por varios meses y el tuétano solo dura unos días debido a sus trazas de proteína.

¿Qué es la manteca?

Es la grasa extraída de un animal, especialmente res, cordero y cerdo y antes de que existieran los aceites vegetales, era la grasa utilizada para cocinar. 

El tuétano es el tejido graso que se encuentra en el centro de los huesos y es considerado una delicia en la cocina tradicional de varios países alrededor del mundo. 

Beneficios del tuétano

Desde el punto de vista de macronutrientes, el tuétano está formado de 90% grasa y aporta aminoácidos, vitaminas y minerales. 

Es rico en ácido linoleico conjugado (CLA) el cual es un tipo de ácidos grasos que ayudan a mejorar la función cerebral, pérdida de peso y reduce el riesgo de desarrollar cáncer y diabetes. 

Ingredientes

Ingredientes

Instrucciones

1

Colocar los tuétanos en una bandeja de hornear y cocinar en el horno a 350º F por unos 20 minutos o hasta que veamos que el centro de los tuétanos se encuentra tierno.

2

Retirar la bandeja del horno, colocar los tuétanos en un plato o recipiente y con mucho cuidado colocar la grasa que queda en la bandeja en un envase de vidrio resistente. Es importante no demorar mucho en hacer este proceso porque la grasa se solidifica bastante rápido.

3

Si deseas puedes comer el tuétano (la parte tierna que está en el centro de los huesos) directamente agregando sal al gusto o puedes retirarla con una cuchara y guardarla en otro recipiente para utilizarla en otras preparaciones culinarias. Yo lo agrego al final de la cocción del bistec picado, la carne molida o vegetales salteados.

4

Al final te quedará un recipiente con la manteca de los huesos que puede utilizarse para cocinar ya que aguanta altas temperaturas y en otro el tuétano.
Ambos recipientes se dejan refrescar y guardan en la nevera. Una vez refrigerados la manteca se mantiene por varios meses y el tuétano solo dura unos días debido a sus trazas de proteína.

Cómo hacer manteca casera usando tuétanos